31 de diciembre de 2015

Letter to 2015


Otro año que termina. Sé que es típico empezar una entrada de fin de año con estas palabras, pero vaya, que mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer, dicen.

2015 ha sido un año raro, que comenzó con tranquilidad y terminó en una revolución. De no hacer nada nuevo en la primera mitad pasé a plantearme seriamente la posibilidad de iniciar una segunda carrera. Hice la preinscripción, me admitieron, y con más ánimo que nervios terminé mudándome a la capital. Ahora soy madrileña de adopción, ¡y es mazo raro! (que no os engañen, no hablan mejor que el resto de España, hablan raro.)

Historia del Arte me ha traído muchas alegrías en estos últimos meses: compañeros fabulosos, nuevos campos de conocimiento por descubrir, tareas apasionantes, trabajos tediosos, profesores fastidiosos y otros muy buenos. ¡Y ésto solo acaba de empezar!

Madrid es un mundo aún por explorar, así que no puedo decir mucho, salvo que he tenido la oportunidad de perderme por calles que no había visitado todavía. Uno de mis propósitos no escritos para el año que entra es ir tachando rinconcitos de la lista de "Lugares por visitar", fotografiando todos los pequeños detalles que me llamen la atención.

De todas las personas que me han acompañado a lo largo de la aventura, no puedo olvidar a mi familia, a los que siempre están apoyándome y dándome ánimos, agarrándome los pies cuando los saco del tiesto y dando o quitando cuerda en los momentos necesarios. Que una es soñadora, a veces demasiado, y hay que saber cuándo frenar. Y en familia incluyo también a mi compañero (de piso, de correrías, de fatigas y sentimental, el pack completo), mi mago favorito, que por arte de birlibirloque me hace sonreír todos los días.

El lolita me ha traído también alegrías a raudales, con la fundación de Enchanted Forest, agrupación extremeña a la que aún le queda mucho por hacer, pero que avanza con paso seguro, gracias a sus integrantes.
Y es que el lolita es el "culpable" de que vaya encontrando a las mejores personas y creando vínculos con ellas. Este año, pude reunirme con amigos a los que sólo conocía por internet, y os aseguro que abrazar a personas tan maravillosas por primera vez no tiene comparación. ¡Qué ganas de verlos de nuevo! (¿Para cuándo decís que es la próxima quedada? Ah, no, que #estonoesunaquedada, es algo aún mejor)

Y, como no me gusta hablar de cosas malas, prefiero terminar el post deseándoos lo mejor en la entrada de año. Un poco como siempre, ya sabéis: no os atragantéis con las uvas/gominolas/conguitos (yo como uvas a las 12, y recebo con chocolate en las campanadas canarias), no os peleéis con la familia ni tiréis petardos... y sobre todo, comenzad el año con buen pie. Que los buenos recuerdos comiencen esta noche, y duren hasta la última. 

2 comentarios :

  1. ¡¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!! Espero que el año que entra sea mejor en general para todos y que sigamos disfrutando de una carrera tan hermosa y gratificante como la nuestra ^^

    ResponderEliminar
  2. Feliz 2016 Marina!!!!! Esperemos que este año sea todavía mejor que el anterior. Estoy contenta, lo he empezado con buen pie: no me he atragantado con las uvas, eso de pelarlas ayuda lo suyo.

    Un súper besote enooooorme!!! Y a disfrutar, que H del Arte es una carrera preciosa! ❤

    ResponderEliminar