2 de noviembre de 2014

{Lazos & Letras} Alicia a través del espejo


La segunda lectura propuesta por el club Lazos & Letras no podía ser otra que la "continuación" de Alicia en el País de las Maravillas, de título "A través del espejo (y lo que Alicia encontró al otro lado)", fuente de inspiración para distintas versiones cinematográficas y responsable de algunos personajes que se nos quedan en la memoria.

Título: Alicia a través del espejo / A través del espejo y lo que Alicia encontró al otro lado.
Autor: Lewis Carroll
Año: 1871

Editorial: Alianza Editorial
ISBN: 978-84-206-3625-2
Traducción: Jaime de Ojeda
Ilustraciones: John Tenniel
Si en El país de las Maravillas estábamos en verano, aquí la historia comienza con un poco de nieve y una Alicia que charla con sus gatos sentada en el sillón, preguntándose cómo es vivir en lo que ella llama la sala del espejo, donde todo está al revés. El espejo permite que Alicia entre en la sala, y es entonces cuando se tropieza con un ajedrez vivo, donde las piezas discuten sin poder verla.

Alicia decide recorrer la casa del espejo, y sale al jardín, donde encuentra un grupo de flores criticonas (flores que bien podrían compararse con individuos del mundo real) y a la severa Reina Roja (que, como podemos leer en las anotaciones, es una parodia de la niñera de las hermanas Liddell), y descubre que el campo que puede ver es en realidad un gran tablero de ajedrez. La Reina Roja le propone en ese momento unirse al juego como peón de la Reina Blanca.
Aquí empiezan sus nuevas aventuras, en las que corre y corre para cruzar los arroyos que separan las casillas, encontrando personajes curiosos, locos y desquiciantes, algunos más aún que los de Wonderland.
[...]-y al llegar a este punto, me gustaría contaros aunque sólo fuera la mitad de todas las cosas que a Alicia se le ocurrían cuando empezaba con la frase favorita de "juguemos a ser..."
Alicia sigue siendo la niña soñadora que ya conocíamos, la que vuelve locas al aya y a la cocinera con sus historias fantásticas, habla con sus gatitos y no duda en avanzar en un mundo del que no entiende bien todas sus costumbres. Sin embargo, en este libro encontramos cierta dificultad para comprender alguno de los numerosos juegos de palabras de Carroll (se agradecen las notas del traductor), y nos quedamos con la pregunta de si era el Rey Rojo quien soñaba a Alicia, o Alicia quien soñaba al Rey Rojo.

¿No es un poco extraño leer este libro después de ver las películas? En la adaptación de Burton, Alicia es una adolescente que se enfrenta a monstruos como el Galimatazo, mientras que las únicas batallas que libra en los libros la niña Alicia son verbales, ¡y es que todo el mundo parece querer discutir y enrevesar las cosas aún más, como si no fuera suficiente con tener que hacerlo todo al contrario!

¿Qué tiene de especial esta historia?
Si eres aficionado al ajedrez, te encantará, ya que la mayor parte del cuento está concebida a partir de una partida de ajedrez. Por el contrario, si no sabes jugar, como es mi caso (ah, qué vergüenza, debería encontrar alguien con paciencia que me enseñase), te resultara como mínimo curioso, aunque puede que algunas referencias se te escapen.
Además, es innegable que este libro es una de las fuentes de la que beben las adaptaciones cinematográficas de Alicia, tanto la de Disney como la de Tim Burton. ¿Recordáis las melindrosas meriendaposas que revoloteaban en el jardín?
¿Lo habías leído ya?
Al igual que el primero, sí, y varias veces. Es uno de los libros que siempre están en la estantería de mi cuarto.

¿Alicia en el País de las Maravillas o Alicia a través del espejo?
Alicia a través del espejo es una lectura que hay que comenzar cuando se tiene tiempo: es más densa, a ratos hasta complicada de continuar (y no por ello aburrida, vaya). Como mencionaba antes, le reconozco el mérito por sentar las bases para las películas, pero me quedo con el País de las Maravillas por esa fluidez del lenguaje que acompaña en la historia, esa niñez que esta segunda parte parece perder por el camino.

¡Nos vemos en la próxima entrada!
Hablad en francés cuando no os acordéis de alguna palabra en castellano,
acordaos bien de andar con las puntas de los pies hacia afuera...
y ¡no os olvidéis nunca de quiénes sois!

2 comentarios :

  1. Lo tengo pendiente desde hace un tiempo y ahora tengo muchas ganas de poder leerlo gracias a tu post :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace superfeliz leer eso, jo <3
      ¡Disfruta la lectura y cuéntame qué te pareció después!

      Eliminar