31 de diciembre de 2012

Querido 2012

¿De dónde vendrá la costumbre de ponernos nostálgicos cuando termina un año? ¡Como si no hubiera más días para lloriquear sumido en los recuerdos!
Me he vuelto una blanda para estas cosas, y me gusta darle vueltas al pasado continuamente, por dañino que resulte, así que... ¡allá voy!

Querido 2012:
Aprecio mucho el bonito gesto que tienes con todos nosotros terminando de una santa vez, ¡no sabes las ganas que tenía! Aunque empezaste como un año de lo más normal, haciéndome estudiar como nunca antes, pronto te revelaste mezquino, tedioso y cruel.

Hiciste que perdiese a quien yo consideraba una buena amiga por tonterías, me alejaste de algunas personas y me hiciste tener más contacto con otras que no me aportarían demasiado, y a las que dejaría escapar a propósito. Me trajiste quebraderos de cabeza y comportamientos al borde de la depresión, hiciste que me replantease las cosas hasta el punto de querer abandonarlo todo.
Nos has quitado a alguien que me importaba de verdad. Abuela, voy a echarte de menos. Te echo de menos todos los días, créeme*.

Sin embargo, y aquí tengo que confesar que me sorprendiste, me has traído muchas cosas buenas. Me has ayudado a comprender que no todo lo que pensamos que vale la pena realmente es importante, y que muchas de las cosas que nunca has considerado pueden convertirse en algo primordial para tu día a día. Me has hecho soñar con la posibilidad de seguir estudiando algo que me apasiona, que me llena. He descubierto un estilo que me gusta de verdad, me he atrevido a decir "soy lolita", aunque no me has dejado vestirlo en la calle, pero olvidaremos ese asunto, ¿verdad?.
He conocido a otras personas que me importan, y hay personas a las que quiero seguir conociendo, aunque tú te acabes, porque no serán de un solo año.

Me has permitido seguir al lado de mis seres queridos a pesar de las dificultades, y nunca has dejado que me separase de la persona que más apoyo me da día a día. Sólo por éso, debería darte las gracias con una sonrisa de oreja a oreja.

P.D: 2013, quedas desde este momento formalmente amenazado. Dame una alegría cada mes, tengo muchos planes que compartir contigo.

*Éste ha sido el momento en el que me he echado a llorar, pero es un secreto, ¿vale?


Llegado este momento, no me queda otra opción que poner la lista de buenos propósitos para el año que viene:
♥ Involucrarme más con el panorama lolita nacional.
♥ Conseguir alguna(s) de las prendas de mi wishlist.
♥ Terminar de aprender a utilizar la máquina de coser.
♥ (a propósito del anterior) Coser todo lo que pueda, incluyendo prendas lolita.
♥ Perfeccionar el francés y el inglés y presentarme a las pruebas de la EOI.
♥ Aprender a bailar, al menos lo básico.
♥ Hacer ejercicio y recuperar la forma física del año pasado.
♥ Disfrutar de los demás de forma sana, mimarlos y cuidarlos como merecen.
♥ Quererme más de lo que ya me quiero, pero siempre respetando los límites.
♥ Hablar educadamente, no importan las circunstancias.
♥ Ver una película cada día. Eso hacen 365 películas (acepto recomendaciones)

Como veis, hay propósitos y metas para todos los gustos, estúpidos e importantes. Todos me hacen ilusión de una u otra forma, pero no me es necesario cumplirlos al pie de la letra. Los propósitos de viajar, conocer, trabajar... los dejo en manos de eso que llamamos "destino", a ver con qué me sorprende.
Feliz 2013. 

3 comentarios :

  1. eliz año, que todos tus deseos se vuelvan realidad.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que el 2013 será muchísimo mejor y te dará todas esas alegrías que tanto te mereces ^^
    Un abrazo!

    ResponderEliminar