20 de septiembre de 2017

El lolita y la ropa de segunda mano

Uno de los detalles que más impresionan a la gente cuando hablas del lolita, dónde comprar la ropa y cuánto cuesta hacer un armario es que la mitad de nuestra ropa suele ser de segunda mano (o solía serlo) ¿Pero qué tiene el mercado de segunda mano que a tantas lolitas ha hecho felices estos años, y por qué está cambiando la situación?
Lolita Alice Headbows, BtSSB, AatP, Infanta


Cuando comencé a vestir lolita, allá por 2012, desconocía la existencia de Aliexpress (¿se podían hacer pedidos por aquel entonces desde España? Si mal no recuerdo, se fundó en 2010), y Taobao y las webs japonesas me sonaban a... bueno, a japonés. La necesidad de contratar los servicios de un intermediario y el precio de las piezas a estrenar me echaba para atrás, y durante varios años opté por navegar entre las páginas de segunda mano de Facebook y el casi desaparecido portal egl_comm_sales.  
Con el tiempo, las tiendas japonesas se fueron abriendo al público occidental, multitud de marcas aparecieron, en Europa y América y Aliexpress llegó a su apogeo, dispuesto a crearnos necesidades que hasta entonces desconocíamos. Las reediciones de colecciones míticas (Baby, the Stars Shine Bright es quizás el mejor ejemplo actualmente), la gran variedad disponible y la facilidad a la hora de conseguir prendas lolita sin movernos del ordenador han hecho que el panorama cambie bastante.

Hoy, la compra-venta de artículos de 2da mano se centra en Lacemarket y algunos grupos de Facebook, con apariciones esporádicas en los eventos (lo que se conoce como Bring & Buy). Los artículos más demandados (y los más problemáticos) son de colecciones descatalogadas o emblemáticas de marcas muy conocidas.

Volviendo al principio, ¿qué tiene el mercado de segunda mano? Está claro que uno de sus puntos fuertes es la posibilidad de encontrar prendas descatalogadas o poco comunes. Es aquí donde comienzan los problemas, ya que no falta quien se aprovecha del carácter limitado de estas piezas o la fama de la marca para subir el precio, incluso si están dañadas. ¡Por muy de Angelic Pretty que sea un par de calcetines, no voy a gastarme 50€ en ellos si están usados!

Por otro lado, la proximidad geográfica (en el caso de España, el movimiento en los grupos de Facebook es destacable), permite que tengamos la ropa en nuestras manos sin esperar tanto, ahorrándonos los trámites de aduanas. En este caso, puede que Lacemarket no os ayude mucho, ya que un gran porcentaje de las ventas viene desde Estados Unidos.

Las ofertas que aparecen de vez en cuando son otro de los detalles a tener en cuenta, sobre todo para añadir volumen al armario, o si te gusta mucho una marca; a mí me pasa con los vestidos de BtSSB: aunque hay prendas muy similares en marcas indie, siempre termino encaprichándome de los bordados de Baby...

Sin embargo, Aliexpress, Wish y otros portales de venta han ganado terreno en estos últimos años, por sus bajos precios y la variedad de sus catálogos (que incluyen, al menos en el caso de Aliexpress, marcas conocidas y de gran calidad). Solo me he animado a pedir zapatos, ya que me ofrecían la misma calidad y comprándolos por Aliexpress eran mucho más económicos, y me frena un poco que haya tantísimas réplicas (otro día hablaremos de este tema) y, en muchos casos, que la ropa no sea de calidad.

Cuando hablo de estos temas, siempre me pongo en el lugar de las personas que comienzan a vestir lolita hoy. ¿Cómo respondería a sus preguntas de dónde adquirir la ropa? Antes era muy fácil decir "mira la web de Bodyline", pero desde que Mr. Yan ha hecho de las suyas, he optado por alargar un poco la conversación, preguntando sobre si puede hacer pedidos por internet, dentro y fuera de España, qué estilo le gusta más, etc., para poder redirigir hacia uno u otro lado.

En cuanto a mí... además de los factores éticos, la búsqueda de calidad y mi amor por lo vintage, me confieso una enamorada de las historias. No sé si es una visión un poco tonta, pero el añadir a mi armario un vestido que ya ha vivido aventuras, con el que seguramente otra persona haya disfrutado momentos bonitos, es un plus. Gran parte de mi armario, lolita o no, tiene prendas ya usadas por alguien, heredadas o compradas, ¡y me encanta!

¿Y vosotros, soléis comprar ropa de segunda mano?

Pelirrojo, y túnica de segunda mano. Debes de ser un Weasley.